14 enero 2010

Me refiero austed, Señora Caguama


Por Francisco Isaac Velázquez Portillo
¿Quién no conoce o ha consumido Caguama(s)?, prácticamente todo aquel que guste o haya gustado de la cerveza, ha bebido en una o varias ocasiones caguama, ya sea directo del envase o elegantemente servida en un vaso, personalmente yo lo he hecho de las dos maneras, pero, ¿a qué viene todo esto?, hoy mientras navegaba en internet vi una imagen de este producto y pensé en el desplazamiento que está sufriendo por parte del caguamón, fue entonces que decidí brindarle un pequeño homenaje por medio este artículo. La Caguama ha formado parte de la idiosincrasia del lagunero desde la “generación perdida” hasta la “generación Z”, lamentablemente las subsecuentes se verán privadas de este lujo, lo pronostico en razón de lo que mencione al final del párrafo anterior, se verán privadas de las Bombas, las Guamas, las Kawasaki. Caguama es el nombre con el que se le conoce a la tortuga caretta caretta, pero a partir de no sé cuando se le comenzó a llamar de esta manera a la cerveza Corona Familiar “Caguama”. Este icono cultural en el cual depositamos por tanto tiempo nuestras penas y alegrías ha representado muchas cosas distintas para cada uno de nosotros, ella era el altavoz de un triciclo diciendo “un algodón por un envase de Caguama”, era el dindineo del choque de las botellas dentro de la mochila de ese señor en su bicicleta, eran mis abuelos, tíos y padres con su mal aliento que pronto compartiría con mis amigos, con los cuales, aunque suene repulsivo, también compartiría el envase – rolala rolala -, eran los albañiles bebiendo de ella mientras laboraban bajo el sol… ahora los comprendo, ahora sé lo que es ahorrar cuando no se cuenta con suficiente dinero, ahora sé lo que es compartir con conocidos y extraños, ahora sé la importancia que tenia la caguama en la sociedad, porque, ¿que hubiera sido de los barrios populares y sus broncas sin el sonido alarmante de esta estrellándose sobre el pavimento?, ¿que hubiera sido de don Chuy, del Cholo, del Chucky y el señor Juan?. No sé si sea evolución o extinción pero, así como sucedió con el bocho, el cassette y el walkman, la Caguama pasara a la historia quedando viva en el recuerdo de quienes gozamos de su tosca sutileza y austeridad, de quienes gozamos de usted y con usted Señora Caguama.

4 comentarios:

Peyote dijo...

Ay! Quién no ha visto el fut con su caguama????..... Bueno, yo. Pero sí he estado chupando tranquilo en las esquinas, jejejeje, medio vigilando cuando venga la patrulla.
Salud!!!!

CRUDO dijo...

snif snif, nooooooooooo, no permitire que la cahuama desaparesca, hare hasta lo imposible, he pasado tantos bellos momentos a su lado, que no la dejare morir sola, ahora tengo un objetivo en la vida, ya dije

P´PITO dijo...

la caguama como la medicina....

una antes de cada comida!!!

sabes aqui la corono casi no se acostumbra es mas la carta blanca la corona por tradicion de generaciones se acostumbra quesque para aflojar las piedras del riñon..

saludos

S Boleyn Ayres dijo...

Fernando!! =)

Por cosas que se salieron de mi control tuve que cambiar de blog, pero te sigo como siempre!!

=) Besoos!