09 mayo 2011

3.2

Ayer hubiera cumplido 25 años mi hermana. El domingo me la pasé en la pendeja y no me acordé, siendo que antes para estas fechas le recordaba a mi jefa para ir a limpiar la lápida o llevarle flores o algo así. Es bien raro como las muertes van dejando de tomar importancia con el tiempo, uno se va recuperando y las va olvidando... ¡Error!, eso no aplica siempre, mi jefa anduvo deprimida, creo que a pesar de que han pasado muchos años aún no lo supera. Creo que perder un hijo ha de ser de las cosas más culeras que pueden existir. Creo que soy un pendejo.

Creo que muchas veces cuando uno se fortalece, implica volverse indiferente. Creo que muchas otras veces no.

Chale. Hoy me siento arrepentido (¿? no sé si esa sea la palabra adecuada).