08 enero 2012

Heinrich Böll, maltratos, economía y cosas peores

 “Cuando estoy borracho, en mis números realizo sin precisión movimientos que sólo quedan justificados por ella y cometo el peor error que puede escapársele a un payaso: me río de mis propias ocurrencias. Una humillación espantosa. Mientras estoy sobrio, el miedo de entrar en escena va en aumento hasta el momento en que lo hago (generalmente tenían que empujarme para ello), y aquello que varios críticos llamaron ‘esa alegría crítica y reflexiva tras la cual se oye palpitar el corazón’, no era más que un frío desesperado con el cual me transformaba en marioneta. Mal asunto por lo demás cuando se rompía el hilo y volvía a ser yo mismo. Es posible que existan monjes a los que les ocurre algo parecido en estado de contemplación; Marie siempre llevaba consigo mucha literatura mística y recuerdo que allí las palabras ‘vacío’ y ‘nada’ aparecían muy a menudo”. Heinrich Böll, Opiniones de un payaso.
Ese libro de Heinrich Böll lo conseguí usado, como la gran mayoría de los que tengo, y es el que he traqueteado más; creo que tengo un libro dentro de ese libro. Me costó 30 pesos y es una buena edición, y cabe decir que estaba en muy buen estado. La semana pasada fui a la librería Gandhi de mi ciudad, cosa que nunca había hecho, y reafirmé mi idea de que leer es para gente rica y opulenta, no para clasemedieros como yo. Los precios están muy lejos de mi alcance, o compro libros nuevos a precios infladísimos, o pisteo durante un mes entero. Por eso me alejo de los best seller de moda, y creo que hago bien, y me acerco más a hurgar entre libros amarillentos en el libro usado. Sumándole que de unos años para acá me he vuelto selectivo, por no decir mamón, con lo que leo; se han de hacer a la idea de que con los libros nuevos que he comprado, es porque no tengo otra manera de conseguirlos. Leer en la computadora me lastima demasiado los ojitos y lo que he descargado en PDF, es porque ni usado ni nuevo lo puedo conseguir. 

Yo soy de esa gente que no respeta: mucha gente que ha visto como trato y tengo mis libros, me han comentado que lo que hago no está bien y que me paso de verga bla bla bla ble blu; la mayoría de los libros que tengo, y que me interesan, están subrayados, con ideas que se me ocurren anotadas a un lado y muchos pies de página, clips con hojas anexadas cuando realmente me ponen a trabajar la rata que tengo en lugar de hamster y muy rara vez, les pego post-it; y también he de decir que si hay algo que me emputa, es que les doblen las hojas en las esquinas. Qué nacos, góe. Y descubrí que esa forma de tratar a los libros, aleja a la gente que los pide prestados leeeejos muy lejos allá por suchingadamadre. Y no es que no me guste compartir los libros, al contrario, pero ya me han hecho pendejo varias veces con buen material.

No sé por qué la mayoría de la gente trata casi casi con pincitas sus libros, ¿será porque los compran en Gandhi o similares? 

7 comentarios:

Boleyn dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mary J. Varher dijo...

yo compro libros en gandhi tmb, pero te felicito, tener libros subrayados, ya despegándose de tanto uso, con hojas anexadas, etc... es la mejor manera de respetar a un libro, por qué? porque lo estás utilizando para lo que se fabricó, leerlo, analizarlo y repasarlo una y mil veces, por cierto a mi me choca maltratar las hojas doblándolas, prefiero ponerles un pedazo de envoltura de chicle, se arruina la pureza de las hojas sin doblar... y si ya se despegó una sola hoja de todo el libro, mejor lo llevo a empastar, no queremos que se pierda una sola letra de esos tesoros que en mi rama a veces son cabronamente difíciles de conseguir :S

bss maldito desgraciado

Mary J. Varher dijo...

yo compro libros en gandhi tmb, pero te felicito, tener libros subrayados, ya despegándose de tanto uso, con hojas anexadas, etc... es la mejor manera de respetar a un libro, por qué? porque lo estás utilizando para lo que se fabricó, leerlo, analizarlo y repasarlo una y mil veces, por cierto a mi me choca maltratar las hojas doblándolas, prefiero ponerles un pedazo de envoltura de chicle, se arruina la pureza de las hojas sin doblar... y si ya se despegó una sola hoja de todo el libro, mejor lo llevo a empastar, no queremos que se pierda una sola letra de esos tesoros que en mi rama a veces son cabronamente difíciles de conseguir :S

bss maldito desgraciado

reptilio dijo...

¡que chingona cabecera de blog la que tienes!

ssssss!

reptilio dijo...

listo men despues de tragarme una pastilla de cafeina y de gingo biloba ya me acorde de que frase es la peli en relacion a tu comentario en fight club

“Just because she likes the same bizarro crap as you do, doesn’t mean she’s your soulmate.” - Rachel Hansen, 500 Days of Summer.

si aun no la ves, no pierdas tiempo y dale una checadita

saludos compita, que sea una buena semana

Novak dijo...

Forra tus libros como te los forraban en la primaria. Depende también del cuidado de cada quien ¿no? Yo suelo ser muy cuidadoso con mis cosas así que por mucho uso rudo que le de no se deteriora pronto.

El wey ese se parece a Roberto G. Bolaños jojo.

elisucha dijo...

Hey, préstame ese de Heinrich Boll :)