01 diciembre 2011

Un chingadazo para un moretón


Cuando estaba más chavo tenía fantasías con la vida de vagabundo, aún las tengo, pero son menos frecuentes; eso de comer de la basura y juntar cartón para vivir no ha de ser muy chido, aunque eso otro de vivir exiliado del sistema me agrada. Pensaba que los vagabundos eran personas chingonas y agradables, creo que ha de haber de esos que son a toda madre por ahí, muy escondidos, pero poco a poco caí en cuenta de que muchos no están en la calle por elección. Ahí se acabó el encanto.
Por lo general siempre se ven solos y cuando están acompañados, siempre son animales los que están a su lado, generalmente perros buena onda que igual vagabundean y hacen de la calle su excusado, igual que sus dueños y que los borrachos, pero hace unos días vi a una pareja de vagabundos. Don Mugre y doña Costras caminaban felices por el centro, llevaban cargando un morral remendado con noséquécosas dentro, y como es tiempo de frío, los dos iban atascados de ropa que no combinaba, don Mugre con una sudadera negra gastadísima y encima una chamarra que antes fue azul pero se veía como morada y doña Costras con una gabardina gris, que imagino hizo feliz a otra persona en tiempos pasados, una pantalonera amarilla y un gorro también amarillo, pero de otro tono. Era curioso verlos. Estaban felices.
Siempre que estoy aburrido y veo vagabundos, borrachos o cholos redimidos, trato de inventarles historias; más en diciembre, siempre me parece verles melancolía en el rostro, ya sabrán el drama que les invento. Pero con esa curiosa pareja no pude, ¡¡se veían bien felices chingá!!, no sé si estaban borrachos, no sé si estaban drogados, no sé qué pedo, pero se veían felices; se veían enamorados. 
Me gustaría haber tomado una foto de esos dos; si bien dejé de creer en la vida al día en la calle, esos weyes me hicieron creer en el amor un ratito. Aww.
¿Qué puede ser más chido que salir a la calle con una vieja que te quiere hasta en las peores?

10 comentarios:

Maldito Desgraciado dijo...

Esa es foto más reciente que tomé de un vagabundo, fue allá en el DF. No mamen, allá abundan!!.

Vale dijo...

Sí, yo también envidio a los quienes una pareja que en todo momento los ama.
!!El amor existe!!

Maldito Desgraciado dijo...

... y cuesta caro haha

Pherro dijo...

Tú serías un vagabundo muy chocante jajajaja.
Nel, pues dejan más las tranzas, mejor pícale los ojos a Corruptín y al Pendejote, en la vida de vagabundo no hay varo.
Ya vas Carnal, luego nos leemos.

Gabriel Cruz dijo...

Y mira que el vagabundo de la foto tampoco se le ve tan mal. Los vagabundos que comentas se antoja poético, caray hombre, una foto habría venido bien en el post, pero bueno :P

Sol dijo...

Hizo falta la fotografía... me hubiera gustado verlos, nunca he visto un vagabundo feliz, menos dos :D supongo que eran mas felices que yo en este rato >_<.

la MaLquEridA dijo...

¿Qué puede haber más chido que alguien te quiera? Que alguien te ame, cuando se ama te olvidas hasta de ti je.

Cuídate Maldito

la mis dijo...

yo tengo dos consentidos: Una señora que carga 10 bolsas de plástico y la siguen dos perros; y un señor sin pierna que anda en muletas adornadas tipo "steve tyler".

Son lo más.

ѕocιaѕ dijo...

Mira al menos tomaste el amor para suspirar y no pensar que el alcohol es lo único que da la felicidad como erróneamente has venido pensando U_U

Pues.. en el pueblo donde nací hay unos que se casaron, obviamente es algo que ves y te deja boca-abierta ya que se conocen en las peores y es como se interesan y juntan sus vidas para conocer la felicidad aunque sea través de la "vagancia"

Maldito Desgraciado dijo...

pherro: La neta eso de tranzar para vivir no me late, pero ni pedo, ya le tantié que eso es lo que si deja.

Gabriel: Por eso trato de cargar siempre mi cámara, uno nunca sabe lo que se puede topar, lástima que ahora me falló.

Sol: Haré lo posible por hacerlos mis prisioneros y tomarles fotos.

Malque: No hay nada mejor :)

Mis: Yo no tengo ninguno consentido, pero sí uno que me da un chingo de risa, se anda paseando con el pito de fuera por el centro y todas las viejas se asustan jaja.

Socias: Vagancia, amor y mugre, qué más se puede pedir?
yeeah!