04 enero 2011

2.3


La vieja esa es Simone Mareuil. Llevaba años -como dos- buscando su nombre, la escena donde le cortan el ojo con una navaja en la película Un perro andaluz de  Luis Buñuel y Salvador Dalí, me daba un chingo de miedo. Y hasta la fecha me da ansias de a madre.

(Esos eran emos, no mamadas).
Si existe un placer
es el de hacer el amor
el cuerpo rodeado de cuerdas
y los ojos cerrados por navajas de afeitar.
Benjamin Péret.

Aunque para ser sinceros, ésta señora me pone más de nervios:

Elba sabe donde vives.


Ah sí, se me olvidaba ¡próspero año nuevo!