28 noviembre 2011

Gracias, M

Como la mayoría de la gente "normal" tengo problemas psicológicos profundos que me causan depresiones, me hacen ser cada día más intolerante, no me dejan crear apego hacia muchas cosas buenas, y de vez en cuando, hacen que me llene de odio hacía mí mismo.

Para salir de la depresión, ser más tolerante, querer lo que  me beneficia y odiar a todos en lugar de a mí mismo, sigo un régimen estricto que consiste en alcohol, papitas y cheetos, encerrarme en la casa a leer y sobre todo, castrarme emocionalmente. No tengo dinero ni paciencia ni interés en iniciar un tratamiento psicológico que probablemente dure meses (tal vez años), y que me ayude a solucionar mis problemas con la vida; y a decir verdad, Jesús me malviaja y me deja con más dudas que aclaraciones.

No tengo trabajo, y el tiempo que tengo libre lo desperdicio; me considero una persona segura la mayor parte del tiempo, y a veces, hasta creo que soy agradable, pero ahora no sé qué hacer con mi vida a futuro; y todo eso, hace que se acrescenten más mis pedos.

Hace varias semanas empecé a escribir una novela, pero unos días atrás, releyendo los primeros capítulos, me di cuenta que tengo mal planteado todo y que me desbordé mucho en unas partes, así que voy a dejar ese proyecto estancado un tiempo, porque en lugar de distraerme, me estresa un chingo.

He salido a caminar a ningún lugar en especial y veo casi en todas partes gente que parece feliz. Gente horrenda que aparentemente está feliz; me da coraje, luego envidia, tristeza, y acabo por deprimirme otra vez. Creo que por eso prefiero encerrarme.

Los últimos días fueron muy extraños, me agarró de bajada lo que pasó con esa chamba que les conté en post pasados, y empecé con mi régimen de ostracismo. Pero me visitó una amiga, que es de las personas que creen en el karma y en el poder curativo de ser positivo y dar y recibir abrazos, y que tanta desconfianza me dan; después de una plática que tuvimos (y que yo no quería tener), creo  que me vio muy jodido, tanto que ni me dio un consejo, como siempre hace con todo mundo (lo cual agradezco mucho), y me dijo, Fer, no te agüites, te quiero mucho. Me pidió que la acompañara a la tienda; compró dos sabritas y me dio unas, las abrí y lo primero que salió fue un tazo que, sinceramente, me hizo sonreír, y se puede decir que me alegró un poquito.

27 noviembre 2011

4.6

Se puede decir que ahora que tengo de nuevo internet en la casa, intentaré ser más feliz y dejaré de hacer ejercicio.

(Y me voy a poner al corriente en sus blogs [no es cierto, pero si voy a leer algo de lo que escribieron mientras yo no andaba por acá])

22 noviembre 2011

Querido blogcito:
Te voy a contar decir algo que no he podido platicar con nadie y que me lleva la chingada por contarlo.

Durante poco más de dos semanas estuve trabajando como idiota para un ingeniero, que en este post, le diremos Hijo de Puta, ayudándole a hacer avalúos y correcciones de unos terrenos para unos fraccionamientos allá porlachingadadelejosdemicasa; yo iba como recomendado por parte de un arquitecto con el que ya he trabajado varias veces antes, y a este arquitecto le diremos Corruptín. Estaba emocionado porque ya me iba a hacer de un varo, y si todo salía bien, iba a tener un trabajo de “freelance-fijo”. Así que me enajené del mundo en estos días para quedar bien con la chamba, pero así, enajenado mal pedo, es más, ni me puse borracho (ni me he puesto) en ese tiempo.

El miércoles después de corregir unos costos, me di cuenta de que estaba siendo participe de una tranzota marca diablo, que si sale a la luz, se hace un escándalo nacional… nah, no es cierto, sólo es una tranza por varios miles de pesos, y aquí es donde valió madre. Cuando capié que los avalúos no concordaban con los materiales de construcción que habían comprado ni con la obra, fue cuando pendejamente le pregunté a un compañero, que le diremos Pendejo, lo siguiente:

MD Oye, ¿ya checaste los materiales?
P Sí, ya los vi.
MD ¿Y?... ¿Ya viste que están mal?
P No te dijo el Corruptín, eso es a la sorda.
MD Ah… Sí, si me dijo, pero se me fue la onda.
P ¿Entonces?...
MD Es que no sabía quién sabía.
P Pues saben pocos. Me van a dar X más, ¿y a ti?
MD Todavía no me dicen.
P Ajá… di la neta, te van a dar más.
MD Sí, la neta sí. Hasta me van a dejar que me quede con los ladrillos que sobren…
P ¿?

Esa conversación ha sido la más incómoda (después de la de la morra del teléfono que me bateó a la primera) que he tenido en el año, y sí, si me vi bien pendejo. Pero ahí fue cuando se escuché el clik en mi cerebro y dije, ah pinches ratas.

Total, el jueves a medio día andaba por los terrenos con Corruptín y me dice que tome el día libre, para calentar para el puente del 20 de Noviembre; me dio doscientos pesos y me dijo, orale, para que te tomes un refresco.

El viernes en la mañana me habló por teléfono el Hijo de Puta, y rápido, a lo que iba:

HDP Buenos días ingeniero (Aw, ya me dicen ingeniero), ¿qué?, ¿ya se arregló con el Corruptín? ¿Cuánto va a ser de lana?
MD Buenos días, Hijo de Puta, pues lo que habíamos quedado por la chamba…
HDP Jaja, no se haga, ¿cuánto va a ser por lo otro?
MD ¿Cuál otro?
HDP El miércoles me comentó el Pendejo que ya sabía de... de ese asunto.
MD No, la verdad no sé de qué me habla… ya habíamos quedado que iba a ser X por el trabajo.
HDP Está bien… que tenga buen día.

Y me colgó.

A la media hora me marcó Corruptín, y para no hacerla larga, me dice que ya no vaya el martes, pues, ya les había ayudado con todo lo que necesitaban y que estaban muy a gusto con la chamba, que él me hablaría más delante por si sale algo y que pasara a cobrar el sábado.

Todo el puto viernes estuve pensando en qué hacer, sigo penando que puedo extorsionarlos… o denunciarlos, o hacerme pendejo. Sé que sea como sea, no acaba bien este pedo para mí, sé que probablemente Corruptín no me vuelva a ocupar para un trabajo; si hago algo como denunciar, me meto en un pedo bien grande; si me hago pendejo, como lo estoy haciendo ahora, no estaré a gusto. Creo que lo más prudente por el momento es… ¿ser honrado? ¿Cómo vergas aplico la honradez aquí? Ya sabía que en la construcción se presta mucho para cosas turbias, pero no pensé en darme cuenta de una tan rápido y tan fácil y tan grotesca, neta, roban bien grosero. Tanto pinche leer mamadas y no poder hacer ni madres… chale, la línea entre ser honrado y ser un pendejo es muy delgada. Demasiado. Y ya me estoy dando cuenta de que eso de ser honrado, no deja ni para satisfacer los vicios. Ni los vulgares y baratos que son los míos.

También he pensado, ya otras veces había trabajado con Corruptín, así que, probablemente, otras veces ya haya participado en una tranza y el pedo es que no se reportaron con nada de feria para mi… así que si lo veo por ese lado, está chido que ya no me hable a trabajar haciendo tranzas, pero pppputamadre, era el que me ocupaba más seguido.

El sábado decidí ir a cobrar y desafanarme por las buenas, o sea, hacerme pendejo. Me pagaron sólo una parte de lo de la chamba, me dijeron que como no acabé el proyecto, no me podían dar lo acordado; ya no hice pedos y me quedé meneando chile con la cola… me siento follado. Regalé mi tiempo y mi trabajo y hasta me rasuré cada tercer día, y de pilón, me metí en medio de una crisis moral-existencial-puñetas… y no, no me he puesto pedo… me lleva la chingada.

14 noviembre 2011

La muerte, el internet y cosas peores

El viernes que se mató el Secretario de Gobernación Francisco Blake Mora, el accidente del helicóptero apareció como nota en todos lados, pero hubo algo que me llamó la atención, en el noticiero de la noche, cuando terminaron de dar el pésame a los familiares, comenzaron a dar datos de la formación académica y de los servicios que prestó al gobierno, al final, antes de pasar a otra nota, mencionaron algo sobre su twitter: los seguidores que tenía antes de morir y los que ganó después del accidente, la cantidad de twitts que había hecho y a cuántas personas seguía. La misma nota sobre el twitter o algo parecido escuché hace un rato en el radio, y me deja pensando varias cosas
  • ¿Por qué algunos noticieros a nivel nacional hablan sobre el twitter de un muerto? Neta, ¿no supieron como exprimir más la nota?
  •  ¿Por qué hay gente que sigue en twitter a un muerto?
  •  ¿Importa tanto lo que hacemos en internet? A menos que hagamos algo como Julian Assange creo que sí, de lo contrario que es donde creo que nos ubicamos la mayoría ¿a quién le importa la cantidad de horas invertidas en internet de otra persona?
Hace unos meses murió una amiga, su cuenta de Facebook sigue o seguía abierta al menos antes de cerrar la mía, la de ella seguía vigente, y cada que entraba en su muro y veía lo que le escribían los demás, me daban náuseas.

Creo que la muerte y el amor es lo único que tenemos en la vida, la muerte más segura que el amor, claro, pero aún así, me quedo pensando en qué pasará con todas las cuentas de redes sociales, páginas personales, correos electrónicos, etc. de las personas que se mueren. Unas quedan como una especie de memorial, pero otras… Hace algunos años falleció un profesor que me dio clases; en la bandeja de entrada me sigue llegando spam de él, es una mala forma de recordarlo. Verga, la vida es cruel, y parece que la virtual es más complicada… A veces.

Nota: Creo que el segundo punto se resuelve en dos palabras: por estúpidos.

11 noviembre 2011

08 noviembre 2011

Ave del mal agüero

Por ser casi siempre bien extraña y subjetiva, la poesía no me agrada mucho; hacerla se me dificulta bastante, además de que ya me di cuenta que no soy bueno para eso, pues he escrito algunas cosas muy ramplonas que en retrospectiva me dan un chingo de pena. Pero sí leo de vez en cuando algo de poesía, aunque me mate de hueva; me late cuando es declamada, así, con entonación y emoción suena chido. 
Allá en Morelia, no sé cómo entré al Treceavo Encuentro de Poetas del Mundo Latino, bueno, solo entré a una mesa de lectura, la primera; me tocó estar en la inauguración y toda esa faramalla y resulta que conocí a Tomás Segovia, a quien estaba dedicado el encuentro. Me agradó bastante lo poco que habló y las lecturas que hicieron. Ayer me voy enterando de que colgó los tenis.
Es curioso, ya van tres ocasiones con esta, que me toca ver a una celebridá y a las pocas semanas se mueren. Uno fue el chingón Carlos Monsiváis y después a Eliseo Alberto. Me estoy haciendo como un tipo de mensajero del más allá. ¡Yay! ¡Temanme intelectuales! (Me gustaría conocer a Arjona, a ver si se muere a la verga).

Besos
(Fragmento)
Mis besos lloverán sobre tu boca oceánica
primero uno a uno como una hilera de gruesas gotas
anchas gotas dulces cuando empieza la lluvia
que revientan como claveles de sombra
luego de pronto todos juntos
hundiéndose en tu gruta marina
chorro de besos sordos entrando hasta tu fondo
perdiéndose como un chorro en el mar
en tu boca oceánica de oleaje caliente
besos chafados blandos anchos como el peso de la plastilina
besos oscuros como túneles de donde no se sale vivo
deslumbrantes como el estallido de la fe
sentidos como algo que te arrancan
comunicantes como los vasos comunicantes
besos penetrantes como la noche glacial en que todos nos abandonaron
Tomás Segovia

03 noviembre 2011

4.5

Ayer, por alguna extraña razón, comí pizza de Soriana, y reafirmé que las orillas saben como pan de muerto.