26 octubre 2012

6.8


Mi incursión en el mundillo editorial ha sido extraña. Un día, después de unos talleres de corrección, me preguntaron, ¿te gustaría trabajar con nosotros?, sin pensarla respondí que sí, y en una semana ya estaba por corregir 50 artículos para un libro. Luego, quién sabe cómo, me preguntaron, ¿quieres presentar un libro?, no supe ni porque dije que sí, y en tres semanas fue la presentación. Un cuento mío apareció en una publicación del Estado; he mandado material a una que otra convocatoria y en todas me han mandado a la chingada, pero tarde o temprano una tiene que pegar, aunque sea por pura suerte… A la fecha he participado en la edición de tres libros y estoy trabajando en otros dos. He estado con bastantes lecturas, muchas de ellas para olvidar, por puñetas. Y la cuestión es que otra vez, sin saber cómo ni por qué pasó, estoy en una actividad que no se me había pasado por la cabeza hacer, así como cuando estudié Ing. Civil, cuando estuve vendiendo carros, cuando estuve vendiendo casas, cuando trabajé en un colegio de monjas y cuando me puse a vender droga. 

6 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Es que cuando se quiere se puede, cuando no.... No.


:)

Maldito desgraciado dijo...

:)

Nothingman dijo...

Yo quiero escribir un libro... :(

GAVIOTA dijo...

Tengo varios escritos, ejem!!
Oye eso de vender droga te fue bien?
saludillos!
)P

Sucio Vagabundo dijo...

La vida da sorpresas, ay dios! o algo asi dice una cancion

Alejandro Aguilar dijo...

Deberías cambiar el título del bló por "Cuando no se puede, llegan solas"

Saludos


Dark