31 diciembre 2013

Próspero 2014

He platicado con varios amigos y compañeros en estas fechas, y creo que en redondo, el 2013 fue un año muy mierda. Sólo espero que este 2014 no sea tan horroroso para todos ustedes (cosa que dudo mucho, este año en pañales no pinta muy bien, pero igual, espero que no se mueran pronto).

27 diciembre 2013

7.9

Hace un par de semanas falleció el último tío por parte de mi jefa que me quedaba. Dentro de unos días nacerá mi primer sobrino. Un pendejo me preguntó hace rato que si creía en la reencarnación. Yo le dije que chingara a su madre.

10 diciembre 2013

Es un post nomás para que sepan que no he abandonado este cuchitril

Se está acabando el año y apenas agarré ritmo. 
Sigo frilanceando.
Sigo escribiendo bastante.
No he bebido como se debe.
No he posteado casi nada.
Antes estaba de ocioso y deprimido. Extraño lo primero, no sé si también lo segundo.
Voy a ser tío en unas semanas.
Falleció un tío el viernes pasado.
Estoy enamorado.
Tengo algo de dinero para que diciembre no sea tan miserable.
Me voy a quedar sin dinero entrando el año para que enero sea muy miserable.
Tengo un chingo de lecturas pendientes.
Ya me voy.

05 noviembre 2013

GLORIADIOS

Estoy esperando el camión, el que se tarda de amadre en pasar. No es de noche pero ya está oscura la calle. Es la hora en la que salen los maquileros y los godinez del trabajo. Mucho tráfico. Estoy yo solo en la parada del camión. Escucho el radio con mi celular y los audífonos. Todo normal. De repente una pandilla de mocosos está a un lado mío, son como unos siete, no muy grandes, como de unos 6 a 9 años. Niños y niñas. No les presto atención gracias a mis audífonos.
   Una niña lleva a un bebé, no un recién nacido, pero sí de unos cuantos meses, lo lleva cargado. Seguí sin prestar mucha atención, pero después de pocos minutos, no me empezó a cuadrar que una niña, junto con otros morrillos, anden en la calle con un bebé. Me fijé en los chamacos y soltaban risitas de vez en cuando. Me quité los audífonos y puse atención. La niña que carga al bebé le dice a otro niño, Ahora sigues tú, ven, Y el otro se acerca y le da un beso en la cabecita al bebé, y de nuevo los demás niños se ríen.
   Me saqué más de onda y seguí mirándolos. Ahora sigues tú, dijo la niña del bebé, y enseguida otra niña se acerca y le besa una mano al bebé. Risas. Me comencé a poner nervioso, ¿si me dice que a mí que le dé un beso al bebé?, otro niño se acerca y besa la otra mano del morrillo. De nuevo risas. ¡GLORIADIOS! Adoren al niñodios, dijo otro mocoso. Y de nuevo rieron todos. Estaban jugando a que el bebé era Jesúsdiospadretodopoderoso. Qué pedo. Neta, qué pedo. ¿Por qué los niños juegan a eso?, ¿por qué hay una niña, junto con otros escuincles, y un bebé en la calle solos?, ¿la mamá de ese bebé no pudo abortarlo y quiere que se lo roben?
    No entendí qué fue lo que pasó. Así estuvieron un rato, todos alcanzaron a adorar al niñodiosbebé, cuando llegó una camioneta. Ándeles, puercos, se subieron todos en la cajuela y se los llevaron, menos la niña y el bebé, esos se fueron en la cabina. Me quedé más sacado de onda. ¿serían niños que ponen a pedir dinero en la calle?, ¿la niña esa del bebé era la hermana?, ¿el de la camioneta sería un padre pedófilo? En serio, pocas pinches cosas tan raras he visto en la calle, y eso que casi todo lo que cuento por acá son pendejadas que me pasan cuando estoy de vago.
   Sea como sea, pinches niños blasfemos, espero que ardan en el infierno...  

08 octubre 2013

Monstruos, huracanes y cosas peores

El sábado una camioneta monstruo aplastó y mató a más de una decena de personas y lesionó a más de ochenta en Chihuahua. Algo bien de la verga. Vi pocas cosas sobre ese incidente, pero a simple vista, a mi parecer, el accidente fue por culpa de los organizadores, que tenían a la gente ahí nomás, parados, sin nada de contención, enfrente de las camionetotas esas. Hoy escuché en el radio la declaración del Gobernador de Chihuahua, y el vato dijo: El conductor de la camioneta estaba alcoholizado. No puedo dejar de pensar, ¿neta?, ¿alcoholizado?, ¿qué tan alcoholizado?
    Luego salió otra nota, que decía que la camioneta ya tenía averías y la chingada. Total, todo el desmadre se lo están dejando ir al conductor. Las autoridades y organizadores se deslindan en mal pedo. En lo personal, considero que eso fue culpa de una mala organización por parte de los encargados y los de Protección Civil. 
    Con los huracanes de semanas pasadas que destruyeron varias comunidades de varios Estados del país, pasó algo similar, uno que otro servidor público dijo que la culpa fue de las televisoras, que no avisaron, del Gobierno Federal, que no evacuó, de dioshijodelachingada que hizo caer agua de más. Declaraciones que se salen de la tangente. 
    Yo creo que el problema es por hacer todo de rebane, a lo pendejo, para llevarse una tajada, sin pensar en el futuro y sus consecuencias. ¿Que quieres, tú, constructora, hacer unas casitas en la falda de un cerro?, simón, no hay problema, dame un poco de dinero de más y te doy la licitación, al cabo ahí van a vivir los jodidos, si se desmadran el Gobierno nos apoya y ya chingamos. ¿Que quieres, tú, empresa de entretenimientos, dar un espectáculo carísimo para celebrar cualquier mamada y no poner las medidas necesarias de protección?, simón, no hay pedo, al cabo la gente si va nomás por ser gratis, esos jodidos se mueren de hambre o en una balacera antes de que pase un accidente en tu chou. Total, si pasa algo, decimos que el que lo causó venía pedo. 
    Insisto, creo que vivimos en tiempos bien absurdos, en donde una mujer se pone a parir en el patio de un hospital y en donde un hombre inepto llega a ser presidente.

07 octubre 2013

Sabiduría de borrachos XXIII

Esta debió ser otra sabiduría de borracho que debería llamarse sentido común.




¡Pinches viejas están locas!



18 septiembre 2013

7.8

Cuando está nublado siempre me pongo de buenas, más si está lloviendo. Cosa rara que pase por acá. Antes salía a caminar cuando estaba así, con mi sudadera y un play list lleno de raps de los buenos. Ahora no he tenido chance de hacerlo y los días han estado sabrosones para mojarse y caminar. Y ya no lo hago porque no tengo ni un pinche reproductor. Mis discman (jajaja, discman) siguen sirviendo, pero ya no tengo cd's. A mi iPod se le chingó el botón de encendido desde el año pasado, creo, y no lo he arreglado. No tengo música en el celular. Salir con una grabadora no es una buena idea, aparte de que sería ridículo. En fin, ahora que estoy sentado frente a la computadora y tengo puestos mis audífonos y oyendo raps de los buenos, me doy cuenta de qué tan importante es la música para salir a caminar cuando no hay rumbo fijo, esas cosas de pensar no se me dan cuando camino, me cae mejor desconectarme. Y también me doy cuenta de que todos los pares de tenis que tengo están rotos.   

11 septiembre 2013

No vamos al mundial, no vamos al mundial


Estamos en tiempos bien extraños, neta, y mientras todos veían perder a la selección, nos empinaron aprobando la reforma fiscal.
La selección mexicana se convierte en una variante más de la frustración de los mexicanos. 
No sé si estoy contento o si estoy triste. Como quiera el fútbol me vale pito.

03 septiembre 2013

7.7

A veces las cosas van mal en todos sentidos. Creo que vivimos en una paranoia colectiva, un pendejismo constante; arrebatos e insultos son el día a día. En las noticias nacionales: bloqueos, temblores y cosas que no me importan, porque me temo que caigo un poco en la apatía; en las noticias locales: incendian camiones, matan a los franeleros, la deuda sube. El trabajo poco estable, la entrada de dinero se hace más complicada. La familia como puede se apoya (por ser pocos). El desempleo y la corrupción a todo lo que da. La comida más cara, los servicios más deficientes y costosos, las amistades más alejadas. Las opciones se reducen. La gente intenta trabajar y no deprimirse, enajenarse y que le valga madre todo. Pero se topan con que aquí no hay lugares para divertirse debido a la violencia. Ni bares ni antros. La única diversión que queda es comer. Por eso somos la ciudad más gorda en el estado más gordo del país más obeso. Y aún con la obesidad, en las tiendas departamentales es difícil encontrar ropa de la talla. Otro golpe para la gente. Los que pueden se van creyendo que la cosa irá mejor, los que no, nos chingamos. Y aún más, con todo eso, hay pequeñas cosas que hacen parecer que las cosas serán mejores y que no siempre todo estará mal. Por ejemplo una sonrisa. 
He pensado en que nos hace falta sonreír un poco más, quizá sea un poco tonto, pero de qué sirve estar amargado siempre. Antes me deprimían varias situaciones, luego me valían madre, ahora intento reflexionar un poco más en lo que pasa y trato de ser sensato. Hay muchas cosas que me cagan, hay otras tantas que me angustian, pero mejor me preocupo por ser feliz que desgastarme en odiar al mundo, como a veces me pasa, y guardar rencores permanentes, ¿orgullo?, no me sirve para comer. Y de paso, intento poner lo que me corresponde y un poquito más. No quiero hacerme pasar por un buen ciudadano, mucho menos por una buena persona, porque disto mucho de serlo, pero no quiero vivir todos los días el mismo día en el que uno se embarra de mierda el zapato y anda apestando todos lugares que pisa. No sé ni qué pedo. Mejor sonrío aunque esté sobrio. 

27 agosto 2013

Que chinguen a su madre los centros de rehabilitación que mandan a los cholos a vender dulces a la calle

Me caen en la punta de la verga todos los pinches "exdrogadictos" que venden paletas y dulces en la calle, dulces de esos que quieren vender bien pinches caros y  que están bien pinches corrientes. Buenas tardes, hermano, ¿me permites un segundito?; y estiran la mano mugrosa para saludarte, No, ahora no, carnal; y se quedan con la mano estirada y de forma muy pinche amenazante te dicen, Que Dios te bendiga; y se alejan mentándote la madre en silencio, porque aparte son culos. Hijos de puta, siempre andan cagándola. Tan pinches enteros que se ven para trabajar de cualquier otra cosa y andan mendigando y hostigando a toda la gente de la calle, que no mamen. En varias ocasiones he estado a punto de agarrarme a putazos con uno por su pinche insistencia y porque no aguantan vara cuando uno los manda a la chingada. Pinche plaga de putos. No tengo nada en contra del ambulantaje, yo mismo he vendido y vendo pendejadas en la calle, en mercaditos "culturales" y casi casi en fayucas, pero no estoy agrediendo a la pinche gente para que me compre. ¿Por qué vergas les tengo que dar de mi dinero?, ¿por qué no dejan de estar jodiendo a la banda?, ¿por qué siempre que estoy en el centro de la ciudad llegan a mamar? El otro día estaba abrazado con mi morra, le iba a dar un beso, y llega un hijo de su puta madre a ofrecerme una paleta, que no mame, lo mandé a la chingada y todavía la nena resentida se fue indignada, ¿qué sentiría ese pendejo si lo interrumpo cuando está cogiendo con su prima?, ¿le gustaría?, por supuesto que no. Pinches cholos, el colmo son los putos que dicen, antes era ratero y malviviente, pero prefiero hacer esto que andar robando, porque quiero ser honrado. Que chinguen a su madre. 

19 agosto 2013

Yo corro porque prefiero usar la ropa que ya no me quedaba por gordo a estar comprando nueva

Recuerdo que hace un tiempo leí a NTQVCAXYZ ahora Chica Canibal que hizo una especie de cronología de su actividad física, y dije, mah, yo también haré una un día, y hela aquí.
    Hace unos 2 meses me pesé y me di cuenta de que soy un cerdo, pesé 92.5 k, y con la estatura que tengo de 1.79 cm ya se empezaba a notar. Subí un chingo de peso en 3 años, ay, la vez anterior que me había pesado andaba en los 74 kilos (sí, hace tres años), gracias, sendentarismo, me echaste a perder. Ahora me odio.
    Perdí contacto con muchas personas con las que antes me juntaba, así que estoy seguro de que si me ven ahora, me van a decir, ¿te comiste al Fer o qué?, así que ya tengo que bajarle a la hueva y ponerme más activo. Y sepa la chingada por qué, me inscribí en una carrera, sólo falta ver si será de 10 o de 5 km. Y aquí va:

Día 1
Corrí en la tarde poco más de dos kilómetros, me sorprendí por la condición que tengo, siempre que empiezo a correr de nuevo no aguanto tanto, al parecer andar en bicicleta me ha dado algo de condición para defenderme.

Día 2
Hoy corrí por la noche, casi no había gente a donde fui a correr, eso me agrada más, ahora me aventé 2 1/2 km en 18 minutos, insisto, la bicicleta me ha alivianado bastante.

Día 3
Volví a correr por la tarde, mucha gente obesa con convicción corre en el mismo lugar al que voy, también hay muchos que se dedican sólo a correr. Quiero tener la convicción de esos gordos para no dejar de ir a correr por más de dos días hasta la carrera. Hoy fueron 2 1/2 km en 16 minutos.
Soy bien vergas.

Día 4
Verga, hoy no corrí.

Día 5
Me aventé 3.800 metros; me duelen las patas y las nalgas.

Día 6
3.800 metros de nuevo; me los aventé en 24 minutos, creo que voy bien. Agarré la bici más tarde y pedaleé 10 km más o menos, mañana no voy a sentir las piernas.

Día 7
Sí siento las piernas. Pero se me ocurrió la brillante idea de correr a las 4 de la tarde, corrí 3.800 metros de nuevo pero en 28 minutos, el sol está bien perro. No vuelvo a correr en ese horario.

Día 8
4 kilómetros en 27 minutos, tengo que seguir bajándole y correr en 25 o menos los 5 km si es que le entro a la carrera de 5 km nada más, creo que sí aguanto la de 10, pero no quiero vomitar a medio camino.

Día 9
4 km en veintialgo minutos, no me fijé. Jaja.

Día 10
Me duelen las piernas a morir, hoy no corro.

Día 11
Hoy me ocupé todo el día y acabé molido, pero pedaleé fácil como unos 25 km en todo el día, algunos de ellos con un poco de peso extra en la bicicleta (mi novia en la parrilla). Igual me duelen un chingo las piernas.

Día 12
Nah, todo el día me ocupé de nuevo. No corrí, a la chingada.

Día 13
Estoy más fresco, los días de "descanso" me hicieron bien, regresé al parque y corrí 4 km en 25 min, y me siento todavía con vuelo.

Día 14
Ya corro 4 km en menos de 26 min, mañana empezaré a correr los 4.5 km. ¡A huevo!

Día 15
A huevo que no corrí los 4.5, sólo me aventé 4. Pero aprendí otra cosa: no debo correr cuando estoy enfermo del estómago. Está de la chingada. Sólo debo correr al baño. No en el parque.

Día 16
Hoy tampoco corrí, pero pedaleé bastante de nuevo. :(

Día 17
Me aventé los 5 km en 32 minutos, tengo qué bajar el tiempo, creo que como voy no me meteré a la carrera.

Día 18
Otra vez 5 km, ahora en 33 minutos. Eso de bajar el tiempo está complicado. Ya me inscribí a la de 5 km, la de 10 no la aguantaría aún. Ni pedo, para la siguiente sí será de 10 km.

Día 19
Faltan 6 días para la carrera. Hoy corrí sólo 3.2 km, me empezó a dar un dolor mal pedo en el hígado o algo así, mejor me paré. Me está haciendo daño correr...

Día 20
¡5 km, chingá!

Día 21
¡5 km en 30 minutos, a hueeevo!

Día 22
Nel, hoy no corro, mejor pedaleo.

Día 23
Corrí sólo 3 km, y ya, no quiero andar madreado el día de la carrera.

Día 24
Hoy fui a recoger el kit ese que van a dar para la carrera, nada más, después me la pasé echado viendo la tele. No hice ni madres hoy.

Día 25
Hoy corrí 5 km en 31.31 minutos, no pude bajar el tiempo, anduve bien de la chingada. Llegué barrido a la carrera y no tuve tiempo de calentar. Corrí con un morral puesto y con la preocupación de que no se robaran el agua que dejé en mi bici. Empecé muy jodido. A eso del tercer kilómetro me di cuenta de que ya pocas personas me rebasaban, después empecé a ver a güeyes que se agarraban la pansa y mejor le seguían caminando y sudando como pinches cerdos; a señoras que se estaban muriendo y a otros tantos que ya le habían bajado el paso, eso me motivó un chingo. Ver a gente en peores condiciones que yo me hizo apretar el paso, y a partir del kilómetro cuatro ya nadie me rebasó. Llegué a la meta sintiéndome bien, y hasta pensé que seguramente hubiera podido aguantar los 10 km, pero nel. Me entregaron la medalla y un paquete de hidratación que estuvo bueno y me salí a caminar un poco. Cuando me enfrié y vi a mi morra, que fue a echarme porras, me sentí todavía mejor. Seguí viendo a gente en muy malas condiciones, jaja, eso está bien chido.      Después, supongo que por no calentar, me empezaron a querer dar calambres y ya, valió madre. 
   Antes de que se acabara todo el evento vi los mejores tiempos que habían hecho otros comperidores, el mejor tiempo en los 5 km fue de 14.50 minutos y en los 10 km fue de 32.57 minutos. Después me sentí un poco mal porque hay gente que corre 10 km en el mismo tiempo que yo corro 5, pero después me dije a mí mismo a manera de consuelo: De seguro esos vatos no tienen otro talento más que correr, pobres diablos.

Y ya, se acabó todo.

Me inscribiré en otra carrera que será en septiembre, pero esta vez sí planeo correr los 10 km y dejarme de mamadas. 
    No me he pesado y no me interesa por el momento saber cuál es mi nuevo peso, pero me siento bien. Ya entré en un short que no me ponía desde hace como dos años, y eso se siente muy, muy bien.





12 agosto 2013

De las últimas semanas

En este año se presentan 5 libros en los que colaboré con la corrección, ya se presentaron dos y el siguiente miércoles va el tercero. Estoy contento con esa chamba, sobre todo porque mi nombre aparece en los créditos, já, ora sí espero tener tablas pa que tomen en serio mi CV...

En la ciudad ha llovido bastante, lo cuál es bueno y malo. Bueno porque se refresca un poco de éste calor; malo porque todo se encharca y porque cuando se evapora el agua hace más calor que la chingada.

La violencia sigue dura, todos los días hay muertitos y asaltos. Pienso que si fuera un poco más ojete y estúpido ya estaría bajo el mando de un narquillo distribuyendo droga, eso de no tener el dinero disponible ya me hubiera orillado a ser un delincuente de no ser que tengo poquita madre. Aunque a veces me dan ganas de robarle el cambio de las tortillas a mi mamá.

Debido a mi tiempo bien administrado (JAJA), he tendio chance de ver nuevamente Breaking Bad, y ayer que salió el nuevo capítulo de la última temporada, me doy cuenta de que la estructura narrativa que tiene está llena de sutilezas, no deja ningún cabo suelto, y la estoy disfrutando más que la primera vez que la vi. Me cuesta trabajo creer que esta seria tan cabrona se haya mantenido. Junto con The Wire y Los Soprano, creo que ya marcó un hito, y demuestra de nuevo, que no toda la televisión es basura ni que toda la literatura es buena. 
Y ni modo, Walter White volvió para nunca más regresar. 

Sigo escribiendo bastante, y me está agradando, aunque cuando lo revise lo más seguro es que diga, nah, no mames, esto qué, pero mientras lo disfruto.

Me bajé el disco de Tino el pingüino, un cabrón del que les hablé por acá hace un tiempo, y lo estoy disfrutando bastante. aquí les dejo una rola:


Y es todo lo que tengo qué decir.

11 agosto 2013

Pláticas absurdas con personas idiotas

Qué onda, Fer, ¿cómo estás?, cuánto tiempo sin verte.
Qué tranza, todo chido...
A mí me está yendo a toda madre, ¿cuál celular traes?, yo tengo un iPhone...

07 agosto 2013

Random

Este año al fin parece que comienza a pintar bueno, aunque ya vaya en la segunda mitad. Volvió a salir un trabajo que me durará unos tres meses, igual que el año pasado, y que tengo la gran bendición de poder desarrollarlo en mi casa. Se me abrió otra puerta con un proyecto que parece que pintará bien. Y ya tengo en borrador una novela que espero poder terminar a finales de éste año y meterla a concursar o buscar su publicación el siguiente.
La cosa no va mal, empecé a correr de nuevo, ando en bicicleta casi a todas partes, estoy leyendo mucho y escribiendo bastante. Tengo tiempo y empiezo a ganar dinero con lo que me gusta. Mi único problema es con el pinche calor que hace en esta ciudad y de vez en cuando con la violencia. Aunque me estoy resignando a la segunda más que a la primera.

04 agosto 2013

Morbo y cal

Sí, como dije en el post pasado, el jueves fui a la casa de mi novia y fuimos a la frutería. Enfrente, el lugar en donde habían asesinado a dos taxistas. Me llamó mucho la atención la gente, todos, sin excepción, volteaban al lugar trágico, una mirada rápida y se volteaban a otra parte, me pareció ver incluso que los automóviles que pasaban bajaban un poco la velocidad, pero eso es más mi paranoia. En lugar de sangre, casquillos o una cuerda amarilla, sólo había cal en el suelo. Encalaron la sangre. Así como cuando encalan a un perro muerto en la carretera para que no apeste.

01 agosto 2013

Balas, granadas y filos de navaja

Hace tres días mataron a dos taxistas por la casa de mi novia, enfrente de la frutería a la que vamos de repente. Parece que en La Laguna volvió más fuerte el desmadre desde que agarraron al Z40. Ese día, el lunes, mataron a 7 taxistas en la conurbación; un día antes fuimos a Lerdo, la otra orilla de donde yo vivo, y tomamos un taxi justo en el sitio en donde ocurrieron esos dos asesinatos. En el camino el taxista iba platicando, y yo no puse mucha atención al chofer, pero mencionó algo de que a partir de las 6 de la tarde ya no podían chambear a gusto porque si no, los mataban; ésto debido a que no se dejaron extorsionar. Verga, me quedé pensando desde que supe lo que pasó si ese chofer no habría sido uno de los que se cargaron el lunes. Hoy iré a ver a mi novia, probablemente vayamos a la frutería, y si no es hoy, el día que pase por ahí, me va a ganar el morbo y voy a querer ver las manchas de sangre o algo así en la banqueta, aunque lo más probable es que no vea nada, no dejaré de girar la cabeza hacia ese lugar. De veras, aquí ya no hay 10 cuadras a la redonda en que no haya pasado algo relacionado con la violencia por el narco. Renuncia Calderón...

26 julio 2013

7.6

Hace un mes dejé de tomar refresco a diario. Ahora sólo una vez por semana lo tomo y en cantidades pequeñas, y no lo extraño. Mi economía de clasemediero lo ha estado resintiendo, y con el dinero que he ahorrado me voy a hacer de una dotación de drogas considerable...

13 julio 2013

Sólo tenemos a las letras

(Un texto que se quedó a la mitad del camino de ser publicado y que comparto por acá) 

Hasta hace pocas décadas y gracias a la tecnología se podría decir que durante la mayor parte de la historia no teníamos voz. Y sin voz no hay pasado: sin pasado no hay presente: y sin presente el futuro ni se imagina.
Al no tener voz nos queda la escritura. No tenemos otra cosa que no sean las palabras; sólo tenemos signos, mejor dicho. Somos la palabra escrita y nada más. Signos que se interpretan y que sirven para expresarse, comunicar. Obviemos la necesidad y dependencia de la comunicación que tenemos para vivir y pasemos al pensamiento más elevado que ha creado el humano: la literatura (qué dijeron, ingenierillos, las matemáticas son el pensamiento más elevado y preciso que hemos creado para concebir la “realidad”, y sí, pero es pura abstracción, punto y aparte. Y lo que aquí interesa es la literatura, además para desarrollar el pensamiento matemático se necesita forzosamente de signos).
¿Por qué es importante dejar un testimonio escrito?, de entrada, es la forma más eficaz que tenemos para dejar constancia de una experiencia tal y como queremos que se cuente, la oralidad tergiversa mucho. Esa constancia está presente desde las pinturas rupestres que dejaron nuestros ancestros pintadas en cavernas, monitos cazando monotes, hasta los tuiters que escribimos y que a nadie le importan. Aunque existe la posibilidad de tergiversar la realidad por las limitaciones del pensamiento en un texto, escribir es la forma de plasmar el ideario y concretar el conocimiento por excelencia; y trasladar información de una generación a otra ha sido el punto clave para nuestra supervivencia.
Y por supuesto que no todo texto se considera literatura. Para que se considere literatura se deben conocer (y de vez en cuando respetar) ciertas reglas establecidas para que la comunicación sea clara y se exprese exactamente —o de la forma más cercana— la idea que se quiere exponer; el texto está sujeto a tener un valor estético por sí mismo, que lo haga apreciable e incluso entrañable; según la época en que haya sido redactado ciertos lineamientos le dan atractivo al texto y lo distinguen de otros. Hay algunos textos que se han vuelto universales por su atemporalidad o por sus planteamientos, valor agregado a la literatura.
Cuentos, poesía, prosa, dramaturgia, epístolas, ensayos, revistas, blogs —bueno, masomenos— construyen la identidad cultural de una región y permiten la evolución del pensamiento, pues obligan a razonar al lector por medio de experiencias ajenas y a formar un criterio propio. O sea, a (sobre)vivir mejor en el presente y a forjar un mejor futuro a partir de la interpretación de signos, de la palabra. 

28 junio 2013

Zozobra de López Velarde:

lágrima en cuya gloria se refracta
el iris fiel de mi pasión exacta;
lágrima en que navegan sin pendones
los mástiles de las consternaciones;
lágrima con que quiso
mi gratitud salar el Paraíso;
lágrima mía, en ti me encerraría,
debajo de un deleite sepulcral,
como un vigía
en su salobre y mórbida fanal.



20 junio 2013

Sabiduría de borrachos XX



¿Y esos dos por qué se dejaron?
Se conocieron tanto que la confianza les empezó a dar asco. O algo así.
Yo por eso siempre aviso cuando me voy a tirar un pedo.


19 junio 2013

La malviajada por la excusa

Ya la he pensado mucho y lo más probable es que me aleje para no salir mal. 
Fue lo que alcancé a escuchar que dijo un vato que hablaba por teléfono en la calle. No es que me guste ser metiche ni escuchar pláticas ajenas... Pero no pude adivinar ni de qué iba el asunto, y me intrigó. Lo más probable es que se trate de una morra, y si fuese así, estoy seguro de que le aplicará o le aplicó la famosa y certera y cobarde frase de: No eres tú, soy yo. ¿Por qué estoy seguro?, quién sabe, pero luego me acordé de otra máxima que escuché o leí no sé en donde que, no es tal cual como la escribo, aplica también: 
Y entonces es así como uno, poco a poquito, pensándola mucho, se va haciendo a un lado para no acabar por arruinar todo.
Se buscan excusas siempre que se tiene qué mandar a la chingada a algo; persona, animal, situación o cosa, ninguno está exento de recibir una excusa, pero luego, cuando uno se va, nomás así porque sí, queda como cobarde en el mejor de los casos. 

Últimamente he estado pensando en que hay ocasiones buscar una excusa cuesta más que simplemente botar todo a la chingada. Y no sé qué pedo.

12 junio 2013

Con dinero y sin dinero...

Ya pasó un semestre de este año. A finales de diciembre y en enero y febrero estuve trabajando en un proyecto para poder ser mantenido (que se amortiguaran mis gastos, pues) por el erario del Estado. Pero me la pelé, no gané nada, y lo peor es que dediqué un buen tiempo a desarrollarlo y le invertí algo de varo también, ¿y qué me dejó?, sólo bastantes cuartillas revisadas y muchas desveladas y mucho estrés, pero también me dejó mucho aprendizaje, así que pretendo que no me vuelva a pasar. Eso de hacer planes con dinero que aún no tienes en el bolsillo es bastante pendejo. Y como sigo desempleado, desde hace semanas he reducido mis gastos de manera considerable, económicamente la cosa no va de lo mejor y dudo que se componga en unos meses, pero me siento bien, al menos tan bien como pudiera estar... No es verdad, me siento jodidamente muy bien, estoy contento. Hace mucho escribí por acá algo más o menos así: ¿Uno realmente es feliz cuando deja de preocuparse por el futuro?; si no tienes dinero creo que eso de no preocuparse es más bien ser valemadrista. Sí, estoy contento, soy un valemadrista, un valemadrista feliz. ¿Hay valemadristas tristes?

Pd. Reptilio, sí, ya le dije que suscribes que está bien sabrosa.

05 junio 2013

¿Qué es lo que hace un taxista platicando idioteces?

Siempre me había tocado escuchar historias sobre las aventuras sexuales/de madrazos/futboleras que cuentan los taxistas mientras me llevan a mi destino (se me da eso de platicar con los taxistas), pero en esta ocasión, me tocó escuchar algo diferente. Me subí al taxi porque iba tarde, lo tomé a media cuadra de mi casa para hacer un recorrido como de unos 15 minutos hasta donde tenía qué llegar. El taxista era un tipo de considerable edad, unos 65 años, tal vez menos, tal vez más. Abordé, puso el taximetro y aceleró.
Reproduzco de manera poco fidedigna la conversación que tuvimos:

Qué calor hace, ¿verdad, joven?
Sí, está muy perro.
Y así va a estar todo lo que resta del año.
Espero que para septiempre o en octubre se calme. No se soporta.
Ande, pero ya no se va a calmar, no ve que ya se va a acabar el mundo, ahora sí.
Ah, caray, ¿y eso?
Pues es por lo de los mayas. Éste año es el 2012, no el 2013.
Jeje me reí nerviosamente.
Sí, es que el calendario no empezó en el año cero, arrancó con el año uno, y si usted lo cuenta uno por uno cada año, son 2012, no 2013, pero la gente no se da cuenta de eso.
¿Y los mayas nos quieren matar de calor?
Y de inundaciones y terremotos y de incendios y de tsunamis y de todo, según la región del mundo. ¿Sabía usted, joven, que las pirámides de Egipto, las de los mayas, de los teotihuacanos y todos esos las construyeron los marcianos?
Órale. ¿Quién le dijo eso? Me acordé un chingo de cómo empieza El mundo y sus demonios de Carl Sagan y de la plática magufa que él sostuvo con un taxista, pero no dije nada.
Pues es que salió en un programa de televisión hace mucho, y me he puesto a investigar sobre todo eso, porque está bien interesante. Hay una piedra que le dicen El astronauta maya, en esa piedra que encontraron en Palenque, sale un pinche indito que era astronauta, lo que quiere decir que los mayas viajaron al espacio...
Ah...
¿Y que cómo viajaron al espacio?, pues con la tecnología y las naves que los marcianos les dejaron cuando construyeron las pirámides.
¿Y por qué no le dejaron naves a los demás pueblos que les hicieron pirámides?
Porque los mayas eran más chingones; y ellos pudieron observar las estrellas mejor que otras civilizaciones. Por eso dicen que eran una cultura muy avanzada.
Órale.
Sí, y los extraterrestres les dijeron que hicieran un calendario, pero hasta el 2012, porque en ese año se iba a acabar la Tierra tal y como la conocemos, por eso tanta balacera y cosa fea que pasa.
¿O sea que las balaceras son señales del fin del mundo?
Sí, pero es que cuando uno se muere se le acaba el mundo...

Y ya, ninguno de los dos habló hasta que llegué a media cuadra de mi destino, me cobró 23 pesos, que fue lo que marcó el taxímetro, y tan tan, que tenga buen día, joven, me dijo, muchas gracias, le contesté, y ya, fue todo.
No sé si el cabrón se estaba burlando de mí, si iba intoxicado con algo, o si realmente decía lo que decía  convencido. Sea como sea, espero que no se acabe el mundo pronto. Ay.

04 junio 2013

You're born, you grow, you write and never die

Terminé de leer Atrapar una sombra*, de Francisco Amparán, un compendio de poco menos de 700 páginas con cuentos seleccionados publicados a lo largo de su vida, antes leí Otras caras del paraíso**, del mismo Amparán, una novela negra que nada le pide a otras y que me sacó varias carcajadas, y que debo decir, empecé a leer sin muchas ganas, pues pensé que era más de lo mismo en cuanto a literatura regional. Me pongo a pensar seriamente en que me gustaría mucho haber conocido en persona a este autor lagunero. Nunca antes, a pesar de haber leído a varios autores del terruño que retratan al tridente de ciudades de este desierto polvoso en el que nos tocó vivir, me había provocado que dijera constantemente, ah, yo he pasado por esa calle; yo he entrado a ese lugar; he ido a esa colonia; y es algo que agradezco, ya que después de meterme con algunas lecturas pesadas, Amparán me ha dado un respiro, me ha hecho reír en varias ocasiones y no clavarme con ideas sueltas. La narrativa es potente pero no cansa, con un cierto grado de reflexión pero con humor bastante bien llevado. Amparán fue uno de los primeros en incursionar en el tema de la violencia del norte, si no es que el primero; cabe decir que la primera edición de Otras caras del Paraíso es de principios de los 90, antes de que las cosas se salieran de control y a diario hubiera notas, chismes y pláticas desagradables en todas partes respecto al narco. Sin embargo, Amparán no abusa del lenguaje regional para narrar, ni se basa en absurdos como lo hacen otros escritores (que por desgracia sí conozco) para desarrollar sus historias. No puedo decir que llegué tarde a su literatura o que su literatura me llegó tarde, pero sí puedo decir que, pa' qué te morías antes de que te conociera, Pancho. Pa' qué te morías antes de haber escrito más, Pancho. Pa' qué te morías antes de ser más conocido, Pancho.

Y aquí dejo el link de un libro de cuentos que viene antologado en Atrapar una sombra (que ya sé que no lo harán), para que le echen un ojo.

* Jus, libreros y editores, 2013
** Almadía, 2012

01 junio 2013

Así son los días de sol en el desierto



























1.- Iba a subir una foto mía, pero la de ella atrás de la máscara se ve más sabrosa.

2.- Odio al sol, no me gusta estar bajo 38ºC, me molesta de sobremanera caminar buscando el consuelo de una sombra. Me molesta estar requemado; que mis brazos y cuello y cara tengan una tonalidad diferente a las demás partes de mi cuerpo, así que desde hace unos tres años opté por usar camisas de manga larga, no me importa sufrir más calor, prefiero evitar el cáncer de piel y esa bicoloridad (ya inventé una palabra). 
Tengo pocas camisas o camisetas de manga larga, así que en el verano mi ropa siempre es la misma. No varía mucho de una semana a otra. No me importa.
Veo a la gente que se esconde del sol bajo una sombrilla o gorra que son insuficientes. Evitan a toda costa salir de su hogar. Supongo que también odian al sol.

3.- El sol apendeja a las personas.

4.- El desierto no se anda con medias tintas, o hace un chingo de calor o hace un chingo de frío: curte a las personas.

5.- El sol apendeja a las personas. ¿Por qué seguimos viviendo en un clima tan intenso, desolador? ¿Somos pendejos desde antes de que llegáramos a estas tierras o aquí nos apendejamos? ¿Por qué no nos vamos todos a vivir cómodamente al bajío o al sur del país, donde el clima es reconfortante? Ah, ya me acordé: allá están feos.

6.- Vino una cantante del centro del país a dar una tocada a eso de las 8 de la noche, cuando el sol apenas se quiere ocultar; el concierto fue en una plancha de cemento que ocupa poco más de tres manzanas del desierto, y durante todo el día, ese sol que no se cansa de tostar a las escasas nubes, calienta ese comal que tenemos por plaza. La cantante se estaba ahogando en el escenario, y decía, ay, qué calor se siente, mientras que toda la gente del desierto que se hacinó para escucharla estaba más que cómoda con la temperatura. Lo que me hace llegar a la conclusión de que, aparte de feos esos del centro, están bien puñetas.
  
7.- Aguantamos el calor, las balaceras, las malas administraciones, el polvo. No mames, somos bien pendejos. Casi indestructibles. Pero bien pendejos.

29 mayo 2013

Plática cualquiera

¿Te duele la cabeza?
Sí, también el alma.
¿Y por qué te duele el alma?
Porque tengo alma.

El subcampeonísimo

El domingo vi la final del futbol mexicano con mi morra, que por sabrá Dios qué razón le va al América. El partido fue extraño, Cruz Azul no se cansó de cagarla, América tuvo un chingo de suerte, casi  se puede decir que un milagro de La rosa de Guadalupe les ayudó a ganar. 
    ¿Qué pedo cuando un portero mete gol en el último minuto de una final? ¿Qué onda cuando te empatan con un hombre menos? ¿Qué le pasó al Cruz Azul? Pocas veces he visto partidos de futbol completos, y esta ocasión ha sido la primera vez que me ha pasado que un partido me saque de onda y me haga decir, no mames, ¿qué pedo? 
    Lo que ocurrió después de que se coronara campeón el América fue todavía más desconcertante para mí. La reacción de las personas en todas partes; desde las chichis de Azcárraga en la televisión nacional hasta la "indiferencia" de los que en redes sociales posteaban "a mí no me interesa el futbol, mejor la cultura, ¡LA CULTURA, GÓEI!".
    Hay una nota sobre un policía de Chihuahua que asesinó a su vecino por festejar el triunfo del América, en Facebook había el reporte en una de esas páginas que alertan de las balaceras de un vato que incendió su casa porque el Cruz Azul perdió. Con todo eso y con sobradas mentadas de madre que de seguro varios profirieron contra el equipo azul crema, los directivos y los aficionados incitan a que la banda se prenda, a que exista un grado de violencia; el lema del mismo es "Ódiame más", como si necesitáramos más odio. La soberbia que muchos americanistas tienen es cagante, y por eso (creo) es que les meten balazos en la cabeza.
    Hay cosas que simplemente no se pueden explicar, Cruz Azul hizo lo que era prácticamente más difícil conseguir: perder. ¿Cruz Azul merecía ganar?, no sé, ¿merecían perder?, tampoco sé, lo que sí sé es que esas son cosas que pasan sin saber por qué, pero que ocurren y ya comienzan a forjar una leyenda que incita al odio de su propia afición por tanta derrota (creo), la leyenda del subcampeonísimo.

11 mayo 2013

7.4

—¿Hay mucha gente, verdad?

—Sí, se vinieron todos.

—Ande, imagínate que empiece la pinche balacera.

—Cállate, ni lo mande Dios.

—Pues si se quieren desquitar se la van a pelar, aquí traigo con qué.

07 mayo 2013

Yo he trabajado de:

  • Cerillito en Soriana.
  • Lavando salas.
  • Mesero.
  • Vendiendo de puerta en puerta.
  • Vendiendo carros.
  • Ayudante general en una bordadora.
  • Serigrafista.
  • Instructor de banda de guerra.
  • Prospectador de una inmobiliaria.
  • Vendedor en una constructora.
  • Haciendo planos en autocad.
  • Haciendo planos a mano alzada.
  • Haciendo avalúos.
  • Supervisor de calidad en una empresa acerera.
  • Encargado de mantenimiento industrial en otra empresa.
  • Corrigiendo textos.
  • Editando textos.
  • Vendiendo burritos de hielera.
¿Notaron ese cambio drástico cerca del final? ¿Qué hice mal?

04 abril 2013

Tiempo y navegadores

Desde siempre tengo muchas ventanas abiertas en mis navegadores, de cosas que ya leí, que leeré, que tienen algo que me interesó o que de plano no sé ni por qué están abiertas. Mi laptop está en un estado permanente de hibernación, quiero hacer muchas cosas y pocas las completo, y no es hasta que comienzan las fallas en las pestañas que me decido a hacer algo al respecto: me pongo a checar una por una. Hay ocasiones en que encuentro dos pestañas con la misma información pero con diferente fuente, y digo, qué pendejo, y siento una especie de alivio cuando cierro una, porque parece que hay más espacio para otra. Otras veces no sé ni qué iba a hacer, y un artículo acaba derecho en ese mundo infinito del historial sin revisar si quiera lo que fue: la mínima consciencia de las cosas. Esta situación no me agrada, tengo un caos casi siempre, sin contar la conexión a internet tercermundista que me alcanza para pagar (ay, mis 20 mb, sí los extraño) y la poca concentración que tengo con la virtualidad. 
Hace mucho tiempo Julio me dijo, a manera de recomendación, que las cosas que se pueden hacer en menos de 5 minutos se tienen qué hacer ya, no postergarlas; he aplicado eso en mi vida, pero me doy cuenta de que soy más flojo de lo que pensaba. Sumándole la angustia que me da cuando paso el tiempo sin hacer nada, la cosa se pone más fea. 
Me considero una persona organizada, pero viendo la pantalla que tengo frente a mí se me debería caer un huevo por pura vergüenza. 

27 marzo 2013

Calle, noche y pedal

Desde principios de año he pedaleado mucho más que de costumbre. Las calles del centro de la ciudad están solas por la noche, se puede decir que la ciudad me pertenece a las 9:00 p.m., algo chido y medio culero a la vez; es decir, tener el ancho de la calle principal y no respetar los semáforos está bien chingón, pero por otro lado me amarga un poco. ¿Dónde quedó la vida nocturna?, se fue hace mucho tiempo de aquí. Y no es que la extrañe, mis borracheras nunca fueron en antros o bares, más bien algo deprimente con compas en sus casas o solo frente a la tele o la computadora. A lo que voy es lo siguiente: en la zona de tolerancia de la ciudad, que está en el mero centro, ya no hay vida, he pasado por ahí varias veces y las prostitutas y travestis que antes rondaban las esquinas ya no están, parece que fueron los primeros en irse de la ciudad desde que empezó el desmadre de los balazos; los mariachis y conjuntos norteños que se podían encontrar fácilmente por ahí se mudaron a otras zonas de la ciudad; las cantinas poco a poco fueron perdiendo a sus clientes, fueron clausuradas o de plano quebraron. Las calles sólo las rondan vecinos que viven cerca y que igual se encierran a tempranas horas, uno que otro despistado y de repente una que otra patrulla de militares o de federales. La verdad es que no intimida la calle, pero se siente muerta. Y es chido recorrerla en bicicleta. 

25 marzo 2013

7.3

Creo. A veces creo que creo, pero creo que no creo más seguido que cuando creo que me la creo por creer que estoy creyendo, y entonces me dan ganas de creer de verdad que creo. Y no creo por el hecho de creer que no creo y no sé en que creer.

30 enero 2013

Algo

Hace un tiempo me di cuenta de que venía haciendo de este blog una especie de diario en línea, y la verdad es que no me gustó la idea; a veces llego a cuidar la forma en la que escribo o sobre de qué escribo, porque mucha gente que me conoce sabe que escribo aquí y me han llegado a comentar sobre el contenido que escribo. Escribo. Escribo que escribo. Y me veo escribiendo este post en donde escribo que escribo. Ya, pues. Tengo la sensación de que esta página no habla muy bien de mí, pero saben qué, ni que madre me estuviera manteniendo. Y como en lo personal he estado muy jodido y en lo laboral me está empezando a ir un poco mejor, se vienen post bien ogetes, misóginos y estúpidos.  Drogas, putas, chichis, vergas.

26 enero 2013

Instagram


──¿Conoces “Hunting bears” de…?
──Ya sabes que yo sólo veo movies de Kurosawa y de Reygadas… ¡Ah!, y de cine experimental, del que está filmado todo en sepia, güey, en el que los directores no ocupan nada diegético para contar las tramas, porque son apologías, en retrospectiva, sobre relaciones imposibles entre gays enfermos de parvovirus y de niños, de tribus aborígenes de Nueva Guinea, güey…
──Pero yo te estoy hablando de…
──Libros. De libros, ya lo sé, güey, lo que pasa es que te quieres hacer el intelectual de ideas de izquierda... Pero igual me cagan los libros, güey. Yo no leo nada que no sean los panfletos de mi escritor e iconoclasta yugoslavo favorito; lo descubrí en una website muy chingona, que por cierto está escrita en alemán-ario, aunque la puedes encontrar también escrita en esperanto, y que además, ni creas que te voy a compartir el link, porque luego lo quemas con el proletariado, güey; eso de que cualquier hijo de burgués con smartphone tenga acceso a las cosas buenas, siempre es malo; no las saben apreciar, güey… ¡En serio que no saben!… Te decía, no leo nada que no sea de mi escritor escandinavo favorito, porque…
──¡Espera, espera!, ¿qué no era yugoslavo tu panfletista favorito?
──¡No me prestas atención, güey!, pero igual te voy a contar, porque me caes bien, ¿sabes? No leo nada de corriente mainstream, porque obvio, son una mala influencia. Güey, me matan la habilidad de crear y contaminan mi perspectiva de manera involuntaria; aunque a veces voluntaria, porque ya sabes, güey, a veces uno está tan concentrado en crear nuevas corrientes de pensamiento y de interpretación en eugenesia y dialéctica, que una línea de un bad-book te hace dar una vuelta completa de ciento cincuenta grados y crear dicotomías, acá, mal pedo, güey; de esas de las que nunca habla Jodorowsky en sus libros, ¡porque no las entiende, güey!, ¿me sigues?... Porque si no es así, güey, no me gusta perder mi valioso tiempo y gastar mi saliva con alguien con quien no puedo enlazar mis vibras y conectarme en un plano intelectual superior.
──¿Eh…?
──Hablando de música, por fin conseguí un acetato de una banda de grunge-trash-core-trip-metal-roll, güey… Ya sabes, sonido más orgánico. Creo que se llaman Radiohead, suenan más o menos bien. Le voy a dar una oportunidad a la banducha para escucharse en mi tocadiscos, el que está hecho a mano por indígenas de los balcanes; maybe, güey, igual y los dejo un tiempo en un leve break
──¿Tienes idea de lo que te estoy hablando?
──O sea, güey, viniendo de ti seguro es una de esas basuras pop comerciales. No me gusta nada que conozcan más de diez personas, güey. Yo soy muy original.

Con un movimiento rápido, toma la bufanda que cuelga de su cuello y limpia los lentes de pasta que lleva puestos; se anuda nuevamente la bufanda y se acomoda el sombrero; da una sacudida al saco de pana café que usa en tiempo de invierno (y también en verano); levanta su bicicleta, se monta en ella, y se va pedaleando por la banqueta, ya que no tolera pasear por el asfalto, pues desprecia a los automovilistas. Con rumbo desconocido, emprende su lento pedaleo, como si el mundo no importara, al mismo tiempo que silba una tonada desconocida.





7.2

Qué feo se siente dejar ir a las personas, a las cosas, cerrar un ciclo cuando sientes que aún se le puede sacar jugo. Pero ni modo, así es la vida, y hay qué apechugar. Qué pedo, ya todo resignado. Ay. Me duele el corazón, poquito. (Qué puto.)

25 enero 2013

Sabiduría de borrachos XIX


Dame una excusa y una caguama y yo te salvo al mundo.


Lágrimas y mocos

Es raro cuando uno se enajena de lo demás por estar encabronado o triste. Ayer hablé por celular y estaba muy emputado, no me di cuenta de que iba gritando y diciendo groserías hasta que la gente me volteó a ver, es curioso que uno siempre nota a las personas exaltadas y siente una cierta pena por ellos, en lo personal, me da risa ver a la gente encabronada cuando habla por teléfono o cuando se van peleando por la calle con la pareja, así que descubrirme haciendo eso, al principio me cayó mal, pero ahora, un poco despejado, me hace gracia. 
A principio de año fui a la central de autobuses en varias ocasiones, en algunas de ellas me tocó ver a gente que lloraba, pero no en mal plan, ya saben, sollozos de esos que se hacen cuando algo duele realmente y que se acompañan con un casi imperceptible sacudida de hombros. No me ha pasado eso de llorar en un lugar como una central o en donde la gente está y no está (o sea, que está pero que le vale madre la demás gente que también está), más bien me ha tocado llorar en lugares un poco menos públicos, pero en esos momentos, cuando lloras y estás solo (sin compañía), lo que se siente es pena, saber que alguien más te vea vulnerable es de los sentimientos más jodidos que yo he tenido, aunque la verdad es que al mundo le importas un cacahuate, a todos les generas indiferencia y creo que hasta lástima, tal vez más incomodidad que otra cosa.
No sé, pero de hoy en adelante voy a reírme también de los que lloran en público. 

24 enero 2013

Calle

Ibas caminando tranquilo por la ciudad, te hacía falta dar un respiro. Contemplabas el gris del suelo y el ladrillo de la casa en la esquina, todo estaba quieto, nadie fuera; el cielo nublado teñía la tarde de nostalgia, pero te sentías tranquilo. Miras tus pies, tus zapatos son viejos, tanto que no sabes la distancia y la cantidad de personas que has recorrido con ellos, de pronto, te acuerdas de ella y se acaba lo apacible.

Baicas

Tuve un percance bicicletero, me quedé sin pedal.


He notado que andar en bici se está volviendo moda, yo la uso porque soy pobre, no hay de otra. 

23 enero 2013

Favores y alcohol

Llegué al Seven Eleven que está por la casa a comprar un seis, había una camioneta enorme en el estacionamiento; adentro de ella una chica en el lugar del copiloto. Entré al super, me dirigí al refrigerador, ya no había Modelo Especial, fui a la caja, pregunté si tenían más, me dijeron que no, me resigné y regresé por el ocho de Tecate al refri. Pagué mis cervezas, iba a salir, y en eso, un tipo borrachísimo, con una bolsa de hielos, unas papas y un hot dog, pidió unos cigarros y me dijo, eit, espérate, ayúdame a abrir la puerta, pues no podía con todo lo que llevaba en su compra; se me cruzó por la cabeza decirle, ah, sí, ¿qué más quieres?, pero como estaba grandote y borracho y con pinta de sicario, le sonreí y esperé a que terminara de pagar. Abrí la puerta, salió; la chica copiloto se estiró, abrió la puerta de la camionetota, un poco mal encarada, y se regresó a su lugar; el borracho me dijo, gracias, compa, me alivianaste machín, y yo a unos metros de la camioneta; ven, espérate; sacó dos botes de Modelo Especial y me los dio. Fui feliz.
Ahora no sé qué pensar, ¿existe una especie de hermandad entre los borrachos, sólo tengo suerte, o si no le ayudaba a ese cabrón a abrir la puerta me hubiera matado?
No sé, ya estoy pedo.