26 enero 2013

Instagram


──¿Conoces “Hunting bears” de…?
──Ya sabes que yo sólo veo movies de Kurosawa y de Reygadas… ¡Ah!, y de cine experimental, del que está filmado todo en sepia, güey, en el que los directores no ocupan nada diegético para contar las tramas, porque son apologías, en retrospectiva, sobre relaciones imposibles entre gays enfermos de parvovirus y de niños, de tribus aborígenes de Nueva Guinea, güey…
──Pero yo te estoy hablando de…
──Libros. De libros, ya lo sé, güey, lo que pasa es que te quieres hacer el intelectual de ideas de izquierda... Pero igual me cagan los libros, güey. Yo no leo nada que no sean los panfletos de mi escritor e iconoclasta yugoslavo favorito; lo descubrí en una website muy chingona, que por cierto está escrita en alemán-ario, aunque la puedes encontrar también escrita en esperanto, y que además, ni creas que te voy a compartir el link, porque luego lo quemas con el proletariado, güey; eso de que cualquier hijo de burgués con smartphone tenga acceso a las cosas buenas, siempre es malo; no las saben apreciar, güey… ¡En serio que no saben!… Te decía, no leo nada que no sea de mi escritor escandinavo favorito, porque…
──¡Espera, espera!, ¿qué no era yugoslavo tu panfletista favorito?
──¡No me prestas atención, güey!, pero igual te voy a contar, porque me caes bien, ¿sabes? No leo nada de corriente mainstream, porque obvio, son una mala influencia. Güey, me matan la habilidad de crear y contaminan mi perspectiva de manera involuntaria; aunque a veces voluntaria, porque ya sabes, güey, a veces uno está tan concentrado en crear nuevas corrientes de pensamiento y de interpretación en eugenesia y dialéctica, que una línea de un bad-book te hace dar una vuelta completa de ciento cincuenta grados y crear dicotomías, acá, mal pedo, güey; de esas de las que nunca habla Jodorowsky en sus libros, ¡porque no las entiende, güey!, ¿me sigues?... Porque si no es así, güey, no me gusta perder mi valioso tiempo y gastar mi saliva con alguien con quien no puedo enlazar mis vibras y conectarme en un plano intelectual superior.
──¿Eh…?
──Hablando de música, por fin conseguí un acetato de una banda de grunge-trash-core-trip-metal-roll, güey… Ya sabes, sonido más orgánico. Creo que se llaman Radiohead, suenan más o menos bien. Le voy a dar una oportunidad a la banducha para escucharse en mi tocadiscos, el que está hecho a mano por indígenas de los balcanes; maybe, güey, igual y los dejo un tiempo en un leve break
──¿Tienes idea de lo que te estoy hablando?
──O sea, güey, viniendo de ti seguro es una de esas basuras pop comerciales. No me gusta nada que conozcan más de diez personas, güey. Yo soy muy original.

Con un movimiento rápido, toma la bufanda que cuelga de su cuello y limpia los lentes de pasta que lleva puestos; se anuda nuevamente la bufanda y se acomoda el sombrero; da una sacudida al saco de pana café que usa en tiempo de invierno (y también en verano); levanta su bicicleta, se monta en ella, y se va pedaleando por la banqueta, ya que no tolera pasear por el asfalto, pues desprecia a los automovilistas. Con rumbo desconocido, emprende su lento pedaleo, como si el mundo no importara, al mismo tiempo que silba una tonada desconocida.





3 comentarios:

Sol dijo...

¡Za! ¡Hipster!

Alejandro Jónbjarnardóttir dijo...

Que gente tan desagradable, yo prefiero Treefingers de Kid A no se porque

reptilio dijo...

Venimos por el nuevo LP de nuestra banda indie favorita
¿Asi como se llaman?
-Los Verbatin-
¿esos no son cds virgines?
HA! no conoce nada del experimental cristiano