19 junio 2013

La malviajada por la excusa

Ya la he pensado mucho y lo más probable es que me aleje para no salir mal. 
Fue lo que alcancé a escuchar que dijo un vato que hablaba por teléfono en la calle. No es que me guste ser metiche ni escuchar pláticas ajenas... Pero no pude adivinar ni de qué iba el asunto, y me intrigó. Lo más probable es que se trate de una morra, y si fuese así, estoy seguro de que le aplicará o le aplicó la famosa y certera y cobarde frase de: No eres tú, soy yo. ¿Por qué estoy seguro?, quién sabe, pero luego me acordé de otra máxima que escuché o leí no sé en donde que, no es tal cual como la escribo, aplica también: 
Y entonces es así como uno, poco a poquito, pensándola mucho, se va haciendo a un lado para no acabar por arruinar todo.
Se buscan excusas siempre que se tiene qué mandar a la chingada a algo; persona, animal, situación o cosa, ninguno está exento de recibir una excusa, pero luego, cuando uno se va, nomás así porque sí, queda como cobarde en el mejor de los casos. 

Últimamente he estado pensando en que hay ocasiones buscar una excusa cuesta más que simplemente botar todo a la chingada. Y no sé qué pedo.

4 comentarios:

Htejedam dijo...

Hola.

la MaLquEridA dijo...

Tan fácil como decir adiós y ya, para que buscar excusas.

TeReSa dijo...

Las excusas me hacen sentir que lo que hago está mal.

reptilio dijo...

TODO esta de la verga TODO