12 agosto 2013

De las últimas semanas

En este año se presentan 5 libros en los que colaboré con la corrección, ya se presentaron dos y el siguiente miércoles va el tercero. Estoy contento con esa chamba, sobre todo porque mi nombre aparece en los créditos, já, ora sí espero tener tablas pa que tomen en serio mi CV...

En la ciudad ha llovido bastante, lo cuál es bueno y malo. Bueno porque se refresca un poco de éste calor; malo porque todo se encharca y porque cuando se evapora el agua hace más calor que la chingada.

La violencia sigue dura, todos los días hay muertitos y asaltos. Pienso que si fuera un poco más ojete y estúpido ya estaría bajo el mando de un narquillo distribuyendo droga, eso de no tener el dinero disponible ya me hubiera orillado a ser un delincuente de no ser que tengo poquita madre. Aunque a veces me dan ganas de robarle el cambio de las tortillas a mi mamá.

Debido a mi tiempo bien administrado (JAJA), he tendio chance de ver nuevamente Breaking Bad, y ayer que salió el nuevo capítulo de la última temporada, me doy cuenta de que la estructura narrativa que tiene está llena de sutilezas, no deja ningún cabo suelto, y la estoy disfrutando más que la primera vez que la vi. Me cuesta trabajo creer que esta seria tan cabrona se haya mantenido. Junto con The Wire y Los Soprano, creo que ya marcó un hito, y demuestra de nuevo, que no toda la televisión es basura ni que toda la literatura es buena. 
Y ni modo, Walter White volvió para nunca más regresar. 

Sigo escribiendo bastante, y me está agradando, aunque cuando lo revise lo más seguro es que diga, nah, no mames, esto qué, pero mientras lo disfruto.

Me bajé el disco de Tino el pingüino, un cabrón del que les hablé por acá hace un tiempo, y lo estoy disfrutando bastante. aquí les dejo una rola:


Y es todo lo que tengo qué decir.